¿Sabías que ... ?
Consejos útiles

Vacaciones de verano: un momento ideal para revisar la sillita de seguridad infantil

24/06/2019

El verano ya está aquí y llega como es habitual con millones de desplazamientos por nuestras carreteras. Una gran proporción de los mismos serán viajes largos de familias con niños. Por eso, la antesala de nuestras vacaciones es el mejor momento para repasar algunos aspectos para garantizar la seguridad a bordo, como revisar la sillita infantil. Para ello, podemos seguir algunas claves.

Del mismo modo y, antes de saber en qué puntos hemos de revisar la sillita infantil, conviene no descuidar ciertos detalles. Por lo general, los bebés y niños no están acostumbrados a realizar viajes largos y el aburrimiento o los mareos pueden derivar en distracciones para el conductor Podemos prepararnos para ello planificando los descansos de nuestro viaje y, de forma práctica, algunas fórmulas de entretenimiento para los más pequeños. De esta manera podremos retrasar las palabras infantiles más famosa en este tipo de trayectos: ¿Cuándo llegamos?

¿Qué tener en cuenta para revisar la sillita infantil?



Los sistemas de retención infantil suponen el elemento esencial y obligatorio de protección de bebés y niños en un vehículo. Antes de afrontar un trayecto largo, podemos fijarnos en dos factores: la instalación y los sistemas de sujeción. También es un buen momento para confirmar si los requisitos asociados al grupo de edad se cumplen en función de la talla y el peso del niño.

Repasar la instalación del SRI



Para comprobar que la silla de niños para el coche conserva una colocación adecuada, es recomendable recuperar el manual del fabricante. Algunas sillitas traen de serie un bolsillo específico para el mismo, otras llevan algunos detalles de la instalación impresos en la estructura. Si los hemos perdido, podemos conseguirlo de nuevo a través de Internet, en la web del fabricante, por ejemplo.

La instalación de la sillita varía en cada caso. Sin embargo, aquellas con sistema ISOFIX, aparte de ser más seguras, son también más fáciles de revisar comprobando la sujeción de los tres puntos de anclaje. Y es que el sentido principal del sistema ISOFIX es reducir los errores en la instalación. No ocurre lo mismo con las sillitas que utilizan el cinturón para su instalación. En estos casos, es recomendable revisar de forma previa que el circuito que describe el cinturón del coche a través de diferentes puntos en la sillita se siga correspondiendo con las instrucciones originales del fabricante.

Arnés y cinturón en la sillita infantil



Los estudios demuestran que hasta el 80% de los padres y las madres cometen errores en la instalación de la silla y al ajustar los arnés de sujeción. Esto supone un peligroso riesgo en caso de accidente. Por eso, revisar la sillita infantil implica también cerciorarnos del estado de arneses o cinturones de seguridad (en el caso de aquellos SRI como los elevadores que se valen del cinturón del vehículo en la sujeción).

Estos contribuyen a que el niño no se salga de la sillita y pueda salir despedido en un accidente. Para el caso del arnés, se debería comprobar que no quede holgado, asegurándonos que entre el arnés y el cuerpo caben dos dedos como máximo. Aunque en esta época no se suele dar, conviene recordar que tampoco deben mediar prendas de mucho grosor. Igualmente, podemos aprovechar para comprobar el estado de cierres y otros elementos como protectores y cuidar de su limpieza. Si hablamos de elevadores, la Fundación MAPFRE ofrece varias clave en la siguiente infografía.

¿Y si viajamos con varias sillitas en el coche?



En la misma línea, un viaje largo y vacacional puede resultar un buen momento para sacar a la luz otras cuestiones. ¿Desde cuándo llevamos usando el mismo SRI? ¿Sabías que las sillitas infantiles tienen fecha de caducidad?

Para el caso de que viajemos con varios niños, la colocación de sus correspondientes SRI trae consigo otros interrogantes. A la hora de elegir el mejor sitio para colocar la sillita, los estudios apuntan que el asiento central trasero es el que aporta más garantías de seguridad, seguido del asiento situado tras el copiloto. Si las características del SRI y del vehículo lo permiten, es también un momento idóneo para afrontar una posible recolocación.

Y recuerda, nada de objetos sueltos



Para garantizar la seguridad a bordo, aparte de la sillita infantil, resulta recomendable prestar atención a otros detalles que generalmente rodean a los SRI. En ese sentido, es una norma esencial no dejar objetos, mascotas o equipajes sueltos en el vehículo. En caso de accidente, podrían causar lesiones graves.

Recordemos que los dispositivos electrónicos como teléfonos móviles o tablets entran dentro de esa categoría. En un viaje largo, un smartphone puede ser un buen aliado para calmar a un bebé o entretener a un niño, pero no es el más seguro.

Su utilización requiere que atendamos a una serie de consejos de seguridad (y de salud) que, aunque se suelen pasar por alto, son fundamentales. Con estas pautas podremos viajar seguros y dedicar todas nuestras energías a disfrutar del viaje que, después de todo, es algo que también forma parte de la liturgia vacacional.

Categoría Consejos útiles
Consejos útiles

Ya es Navidad en la DGT: Comienza el dispositivo de control

18/12/2018

¡Ya llega la Navidad! El fin de año, las celebraciones y los grandes momentos para juntarse con familia, amigos y compañeros, y compartir unas fechas tan entrañables para todos. Para la Dirección General de Tráfico, sin embargo, esta temporada se convierte en un momento de enorme trabajo. Las comidas y cenas navideñas son una buena excusa para desenfadarse y celebrar, pero en ellas también se producen excesos que tienen sus consecuencias sobre el asfalto.

Los consumos de alcohol y drogas en estas fechas aumentan de forma llamativa y, como cada año, la DGT ha puesto en marcha una campaña de concienciación sobre el riesgo que supone su consumo al volante, así como una intensificación de los controles: se prevé que esta semana comiencen a funcionar más de 20.000 controles de alcohol y drogas diariamente, a cualquier hora del día y en todo tipo de vías.

Ya desde esta misma semana pasada, el pasado día 10 comenzaron a establecer nuevos controles sobre este factor de riesgo que, desgraciadamente, vuelve a ser habitual al llegar las vacaciones de Navidad. El consumo de sustancias psicoactivas y la conducción, es una preocupación que nos trasladan desde las diferentes instituciones, mientras la pelea en esta época del año sigue en pie.

Casi un tercio de los accidentes mortales es debido a esta causa y, por ello.

No corras, no bebas y no cambies de ruedas



Además de la vigilancia y el control, estas Navidades la DGT trabaja conjuntamente con la Asociación Española de personas con lesiones medulares evitar que el alcohol y las drogas causen ninguna desgracia en nuestras carreteras. Así, en Andalucía, personas en silla de ruedas como consecuencia de un accidente de tráfico recuerdan, junto a los agentes de tráfico, las consecuencias fatales de conducir bajo los efectos de estas sustancias. Bajo el lema “No corras, no bebas y no cambies de ruedas” se pretende crear conciencia durante estas fiestas de las lesiones de por vida que se pueden ocasionar.

Categoría Consejos útiles
Consejos útiles

Nieve, hielo y viento, ¿cómo reducir el riesgo al volante?

28/11/2018

Ningún año se sabe cuándo llegará el invierno ni hasta cuándo se quedará. Junto al frío en sí mismo, la nieve, el hielo o la lluvia suponen un importante factor de riesgo para la conducción. Pérdida de control del vehículo, patinazos en las frenadas o falta de adherencia del asfalto son algunas de las situaciones a las que podrías tener que hacer frente.

Si el tiempo es realmente malo lo más prudente es posponer la idea de salir a carretera; pero si no tienes más remedio que coger el coche, planifica el viaje con antelación, consulta el estado del tráfico y pon a punto tu vehículo. Una vez en marcha, sabemos que hay que circular con más precaución de la habitual y adaptar la conducción al estado de la vía y la metereología.

Con nieve, evita el freno



Ante la previsión de mal tiempo inicia el viaje preparado, fundamentalmente con combustible suficiente, algo que te permitirá tener calefacción más tiempo en caso de emergencia y te aportará un peso adicional para circular en zonas resbaladizas.

Si te pilla una nevada por el camino lo más aconsejado es circular por las roderas que hayan dejado otros vehículos y hacerlo a una velocidad constante y despacio. Si la nieve es muy abundante tendrás que utilizar el impulso del coche para no quedarte atascado. El papel de las marchas será muy importante: la más larga posible en llano y la más corta que podamos usar en descenso. En este último caso, hay que descender con lentitud y evitando utilizar el freno para evitar que se bloqueen. Para retener el vehículo es mejor hacerlo con el freno motor.

Ahora, si por mucho que lo has intentado, finalmente te quedas inmovilizado por una fuerte nevada, aparca el coche dejando vía libre a las máquinas quitanieves, apaga el motor y no abandones el vehículo si no existe un refugio cerca.

Con hielo, circula con suavidad



Si tenemos que salir a carretera, lo mejor es consultar las redes sociales de la DGT, donde suelen publicar sobre el estado de las carreteras, y estar atento a la radio por si incluyeran algún boletín metereológico. En general, debemos sospechar de la formación de hielo en zonas frías y húmedas, como los tramos de sierra o montaña. Zonas concretas donde es frecuente la formación de hielo son las laderas orientadas al norte, a la entrada y salida de túneles y puentes, y en los tramos con vegetación o árboles próxima a la carretera.

A diferencia de la nieve, el hielo es especialmente peligroso porque puede no ser visible a simple vista. Durante el día, y si el cielo está relativamente despejado, podemos detectarlo si el sol incide sobre el alfalto helado, pues lo hará brillar de forma especialmente significativa. Por eso, busquemos zonas brillantes frente a nosotros si sospechamos que existe formación de hielo.

Si finalmente nos encontramos con la carretera helada, existen tres pautas básicas que nos ayudarán a no perder el control de nuevo vehículo:

Conducir con suavidad: Evitar los movimientos bruscos y los volantazos. Si comenzamos a deslizarnos, lo ideal es mantener en la medida de lo posible la dirección fija. Nuestro coche se desplazará como si flotara, en cuanto los neumáticos cojan tracción de nuevo, recuperaremos el control de la dirección.

Acelerar suavemente: Así conseguirás una mejor tracción de tus neumáticos sobre la zona helada. Si recurrimos a los acelerones, sólo conseguiremos que nuestros neumáticos patinen. Si comenzamos a deslizarnos, podemos optar por no acelerar hasta que los neumáticos recuperen la tracción.

Frenar con precaución: Lo ideal es que si vemos que vamos a entrar en una zona helada, frenemos suavemente y entremos a una velocidad moderada. Si nos notamos ya sobre el hielo, evitemos los frenazos que lo único que conseguirán es bloquear los frenos. Mejor tratar de frenar muy suavemente o, si podemos, olvidarnos del pedal hasta que recuperemos el control de nuestro vehículo.

¿Y si tienes que aparcar en una zona con riesgo de heladas? Acuérdate de levantar los limpiaparabrisas, ya que el peso de la nieve puede romper los ejes.

Si hay viento, cuidado al adelantar



on fuerte viento las situaciones más peligrosas se suelen experimentar, sobre todo, al adelantar a otro vehículo y al salir de una zona protegida a otra llana. En estos casos la recomendación es reducir ligeramente la velocidad y sujetar con firmeza el volante con las dos manos.

Así estarás preparado para corregir suavemente posibles cambios en la trayectoria. Te ayudará si llevas el motor con suficientes revoluciones para que tenga fuerza para mantener la trayectoria.

Y no olvides

- Aumentar las paradas en viajes largos. La conducción invernal aumenta la fatiga y reduce la capacidad de conducción.
- Poner la calefacción o bajar un poco las ventanillas te ayudará a eliminar el vaho de los cristales.
- Mantén la distancia de seguridad, sobre todo en caso de lluvia, niebla, hielo o nieve. Con climatología adversa evita los delantamientos.
- Si vas a conducir de noche, revisa y limpia los faros, ya que pueden quedar inutilizados al acumularse la nieve.
- Y por supuesto, nada de alcohol al volante, respeta las normas y utiliza los sistemas de retención (cinturón de seguridad y sillitas infantiles).

Categoría Consejos útiles
Consejos útiles

No usar el intermitente en los adelantamientos, y otras 5 cosas que no hacemos bien los conductores españoles

09/11/2018

No poner el intermitente para adelantar



Como ya hemos hablado en multitud de ocasiones en Circula Seguro, debemos señalizar con el intermitente cualquier tipo de maniobra que realicemos, y eso incluye los cambios de carril para adelantar vehículos en la autopista. Según el estudio de Autopistas, el 53,1 % de los españoles no señalizamos correctamente la maniobra de adelantamiento en autopista, y el 67,1% tampoco lo hace al volver a incorporarse al carril tras superar al vehículo. Y no se puede decir que aprendemos de nuestros errores, porque estas cifras suponen un aumento del 13,5% y 17,4% respectivamente con respecto al estudio del año anterior.

Estas estadísticas incluiría tanto los que no ponen el intermitente de ninguna de las maneras, como los que lo hacen fuera de tiempo, cuando ya se está realizando la maniobra. Ya hemos hablado de que el proceso correcto que debemos realizar es: comprobar con los retrovisores que no viene nadie por detrás, señalizar el adelantamiento con el intermitente (preferiblemente unos 20 o 30 metros antes) , realizar la maniobra, volver a señalizar la incorporación al carril, e incorporarnos de nuevo. Recordamos que no señalizar a tiempo está sancionado con 80 euros de multa, y con 200 euros si no lo señalizamos de ninguna de las maneras.

No usar el carril izquierdo correctamente



Otra fea manía que tenemos los conductores es la de circular por el carril izquierdo en vías con dos o más carriles para el mismo sentido de la circulación. Y ello a pesar de que la ley es clara, y por partida doble: tanto la Ley de Seguridad Vial como el Reglamento General de Circulación dicen que “en las calzadas con más de un carril reservado para su sentido de marcha, debe circular normalmente por el situado más a su derecha, si bien podrá utilizar el resto de los de dicho sentido cuando las circunstancias del tráfico o de la vía lo aconsejen”.

A pesar de ello, el estudio de Autopistas arroja que un 13,9% de los conductores que pasaron por el tramo de la AP-7, usaron el carril izquierdo sin estar adelantando. Y la cifra, según la DGT, podría aumentar al 60% si tenemos en cuenta el mal uso que hacemos de los carriles en general. Aunque a priori es difícil de demostrar ese mal uso, se trata de una infracción cada vez más perseguida y multada, en concreto con 200 euros.

No respetar el límite de velocidad



Por desgracia, la velocidad es otro factor que, a la luz del estudio de Autopistas, tampoco nos tomamos en serio. Recordemos que el límite que las vías rápidas está en 120 km/h para vehículos ligeros, 100 km/h para los autocares y 90 km/h para los vehículos pesados.

Pues bien; según la empresa de Abertis, son muchos los conductores que decidimos conducir por las autopistas a una velocidad ligeramente superior a la permitida. En concreto, un 38,1% de los vehículos ligeros circulan entre 5 y 10 km/h por encima, mientras que un 18% de los autocares y un 36,3% de los camiones lo superan en 5 km/h.

La creencia de algunos de que se puede superar el límite en 10 km/h en autovía como sí se puede hacer en algunos casos en carreteras convencionales, hacen que caigan en el error. No son pocos también los que buscan jugar con el supuesto margen de error entre la velocidad real y la marcada por el velocímetro o a la que supuestamente salta el radar.

No mantener la distancia de seguridad



Ya hemos explicado en Circula Seguro en qué consiste y cómo se calcula esta distancia que debemos mantener con los vehículos que nos preceden. Básicamente podemos decir que es la que debemos guardar para que, en caso de que el vehículo de delante tiene algún percance, tengamos el tiempo suficiente para frenar y no colisionar. En muchas vías contamos con marcas trasversales llamadas chevrones que nos ayudan a calcular esa distancia, pero si no siempre podemos recurrir a la regla de los 3 segundos para calcularla por nuestra cuenta.

A pesar de estas facilidades, el informe de Autopistas nos desvela que el 20,1% de los conductores no la respetamos, en cuyo caso colisionaríamos si el vehículo precedente frenase bruscamente. Por si fuera poco, el 6% de los vehículos además no respetan el límite de velocidad. Una combinación que puede multiplicar los efectos del impacto por alcance.

No usar el cinturón de seguridad



El cinturón de seguridad es uno de esas maravillosas innovaciones en seguridad vial que nos llegó desde los países nórdicos. Ya lleva casi 70 años entre nosotros, y sus beneficios son tan obvios y tan determinantes, que casi da vergüenza decir que aún hay un 10% de personas que circulan por autovía (¡a 120 km/h!) sin abrochárselo. Como nota positiva, esta cifra es la mitad de la reflejada en el estudio de Autopistas del año pasado.

El cinturón de seguridad, del cual tan ligeramente decidimos prescindir en ocasiones, reduce en un 80% la posibilidad de morir en caso de accidente. Sólo en 2012 8.600 personas sobrevivieron en su siniestro gracias a llevarlo colocado, y otras 900 podrían haber sobrevivido de haber hecho lo mismo.

Usar el móvil al volante



Las distracciones al volante son el causante del 30% de los accidentes de circulación. Las nuevas tecnologías, que tantas veces han servido de aliado a la seguridad vial, también han causado la aparición de nuevas distracciones. Sí, estamos hablando del uso del teléfono móvil al volante, que ya constituye la primera causa de distracción mientras conducimos.

De acuerdo a los datos de Autopistas, el 3,4% de los conductores observados usaban el teléfono móvil durante la conducción. En vías rápidas como la analizada, y con una velocidad máxima de 120 km/h, escribir un mensaje de texto significa circular casi a ciegas durante 20 segundos, lo que equivale a 660 metros.

Categoría Consejos útiles
Consejos útiles

¿Cuántas sillitas infantiles se pueden instalar en el coche?

09/11/2018

La obligatoriedad y seguridad de las sillitas infantiles en los vehículos está fuera de toda duda. La utilización de los sistemas de retención infantil de forma correcta reduce entre un 50% y un 80% el riesgo de que un niño sufra una lesión grave tras un accidente de tráfico.

Aunque la normativa actual es tajante y clara, todos los detalles que hay alrededor de la elección y la instalación de la sillita no lo son tanto. Es un tema que arroja muchas dudas. En ese sentido, una de las cuestiones más difíciles consiste en determinar cuántos sistemas de retención infantil (SRI) podrían instalarse en un vehículo. De la complejidad de este asunto podrían dar fe muchos padres y madres de familias numerosas que se han sumergido en la tarea.

El número de personas transportadas en un vehículo no podrá ser superior al de las plazas que tenga autorizadas. Como es de esperar, las combinaciones posibles parten de dos variables: tipo de vehículo y tipo de sillitas infantiles.

Depende del tipo de vehículo



Es decir, sería posible instalar en un vehículo tantas sillitas infantiles como plazas ofrezca restando la del conductor. La realidad dista de ser tan sencilla. Y es que cada vehículo ofrece características dispares para la instalación de SRI. Para saber si en una fila de asientos trasera caben tres sillitas hay que comprobar varios puntos:

Que tengan la amplitud suficiente como para instalar las tres sillitas sin que rocen entre sí.
Los sistemas de fijación al vehículo. Todas las plazas han de poseer un sistema de anclaje que vaya acorde con el tipo de silla. ¿Cuentan todas con el sistema ISOFIX?

La complejidad existente para la plaza central trasera con respecto a los dos puntos anteriores, espacio y fijación. Podemos encontrarnos con el caso de que esta plaza no tenga un cinturón con sistema de fijación en tres puntos, sino cinturón ventral. La norma no impide su utilización. Sin embargo, existen muy pocas sillitas homologadas y compatibles para este sistema.
La forma de los asientos del vehículo. El ángulo entre respaldo y base del asiento puede limitar la reclinación de la sillita.

La solución ideal, por lo que vemos, es un vehículo que en su parte trasera tenga tres banquetas independientes con sistemas de anclaje ISOFIX en cada fila de asientos posteriores. Si es así y permiten la correcta instalación, podría darse el siguiente caso.

¿Cuándo se puede instalar la sillita en los asientos delanteros?



El Reglamento General de Circulación establece tres excepciones que propician que un menor con SRI viaje en un asiento delantero, previa desactivación del airbag de la plaza:

1. Las plazas traseras han de estar ya ocupadas por otros menores de edad de esa altura.
2. Que no sea posible instalar todas las sillitas necesarias.
3. Que se trate de un vehículo biplaza.

Con todo, se debe tener en cuenta que todos los estudios en la materia coinciden en que los asientos traseros ofrecen mayor protección a los menores que los delanteros.

Esta protección se constata con datos concretos. Por ejemplo, el riesgo de muerte en menores de 4 años que viajan en un coche accidentado era el doble si lo hacen en el asiento de delante y 4 veces más si se trata de menores de 1 año. Así lo demuestra el estudio «Rear seat safer: seating position, restraint use and injuries in children in traffic crashes in Victoria, Australia».

Y si hablamos de la seguridad y la colocación en los asientos traseros, las investigaciones indican que el asiento más seguro es el central. Esto contrasta con la mayor dificultad de instalación de las sillitas infantiles en estas plazas. Aunque el mercado posee una sinnúmero de modelos, no tantos se adaptarán a las necesidades de una familia que requiera la colocación de varias sillitas.

Depende de los tipos de sillitas infantiles



Como se ha mencionado, las sillitas infantiles no se han de tocar o rozar entre sí en su disposición. El mercado de sillitas infantiles ofrece también una enorme variedad. Así que, para saber cuántas sillitas se pueden instalar, hay que tener en cuenta sus tamaños. Otro factor que influye es el tipo de instalación, si la sujeción se realiza mediante ISOFIX o cinturón y si la colocación es a contramarcha o en el sentido de la marcha.

A esto se suma que los SRI cambian según la edad. A los meros efectos de homologación, la norma establece en la actualidad tres grupos según la altura:

1. Sillas i-Size para niños de 40-85 cm de altura y hasta un año de edad aproximadamente.
2. Sillas i-Size para niños de entre 45-105 cm y entre 6 meses y 4 años de edad.
3. Elevadores con respaldo obligatorio para niños de entre 100-135 cm.

Para la situación de tener que ocupar todas las plazas traseras de la fila, el elevador en la plaza central podría ser una solución para ahorrar espacio y permitir la instalación. Sin embargo, es preciso conocer lo qué dice la norma que respecto a los elevadores con y sin respaldo y sopesar muy a fondo el detrimento en seguridad que supone.

Elevadores sin respaldo

Esto último es de aplicación especial para los elevadores sin respaldo. Se permiten en menores que superen los 125 cm de altura. Ahora bien, el respaldo es una garantía para la seguridad de los pequeños, porque ofrece una mejor sujeción de los hombros. Está demostrado que los elevadores con respaldo reducen en gran medida los riegos de lesión.

Posibilidades para coches de 5 plazas



A la hora de apurar todas las plazas para el desplazamiento de bebés y niños con sillitas infantiles en un modelo de cinco plazas, la Fundación MAPFRE nos habla de tres opciones:

1. Instalar cuatro sillitas, si la amplitud del vehículo lo permite
2. Dos sillitas detrás y un alzador en la parte trasera, más otro SRI delante.
3. Dos sillitas detrás y otra delante, siempre y cuando la plaza central trasera no permita la instalación de un SRI (más los requisitos indispensables ya mencionados para el que menor pueda viajar delante).

A todo esto debemos añadir qué combinación resulta más segura para el menor o menores. Además de lo que ya hemos señalado, recordamos que la fórmula que más protege es la instalación de la sillita mediante el sistema ISOFIX. Aparte de esto, recordamos que la colocación del SRI a contramarcha siempre es más segura.

Puede que resulta prácticamente imposible combinar estas últimas recomendaciones de seguridad (las sillitas a contra marcha suelen ocupar más espacio) con la instalación de muchas sillitas. Sin embargo, el sentido de todo sistema de rentención infantil es la máxima protección del menor. No se debe olvidar esta vocación a la hora de viajar en familia.

Categoría Consejos útiles
Consejos útiles

Otoño y primeras lluvias: por qué son tan peligrosas para conducir

15/10/2018

Todos los pronósticos apuntan a que tendremos un fin de semana pasado por agua. Coincidiendo con el Puente del Pilar, serán las primeras lluvias y, por tanto, peligrosas para conducir por nuestras carreteras. Conducir con el pavimento mojado por lluvia, después de un largo periodo de tiempo sin llover, nos puede sorprender por la dificultad para los neumáticos agarrarse a la carretera. Las primeras gotas de lluvia provocan una especie de barrillo o mezcla del agua de lluvia con la suciedad y aceites de la carretera y, en consecuencia, la disminución de adherencia del neumático sobre el asfalto. Veamos algunos consejos y precauciones que nos vendrán bien para conducir con lluvia sin riesgos.

Ante la lluvia, reduzca la velocidad



Con las primeras gotas de lluvia nos enfrentamos a una reducción de nuestra visibilidad. Dependerá de la intensidad de lluvia y si ésta se produce de día o de noche. No obstante, la simple película de agua que se forma al caer lluvia sobre el parabrisas de nuestro vehículo hará que perdamos visibilidad. Será en ese momento cuando debemos activar nuestro nivel de alerta y tomar algunas medidas como, por ejemplo: encender el alumbrado y activar el limpia parabrisas delantero y trasero.

El siguiente paso sería adaptar la velocidad a la que circulamos a las condiciones de la vía. Para ello, reduciremos a una marcha más corta y dejaremos más espacio con respecto al vehículo que nos precede. Una distancia y separación lateral que habrá que dejar con respecto a los vehículos que circulan en sentido contrario por el efecto cortina y las rachas de viento que se crean. En casco urbano habrá que tener especial atención y evitar pasar por charcos para no salpicar a ciclistas y peatones.

¿Qué hacer ante el aquaplaning?



Conducir demasiado rápido a través de agua estancada puede provocar que los neumáticos pierdan el contacto con la carretera. Si notamos que se ve afectada la dirección de nuestro vehículo puede que sea por el efecto aquaplaning, riesgo asociado a la lluvia. Pues bien, para recuperar el agarre debemos: soltar el acelerador, no frenar y dejar que la deceleración (freno motor) reduzca la velocidad para nuevamente controlar la dirección del vehículo. De ahí, la importancia de mantener los neumáticos con la presión y la profundidad del dibujo adecuados (mínimo legal de 1,6 mm, recomendable de 3 mm).

Con lluvia el riesgo de sufrir un siniestro vial es mayor



Por otro lado, la ventilación de nuestro vehículo reducirá la fatiga y aumentará la visibilidad. La lluvia hace que los niveles de humedad aumenten. Es posible que las ventanas de nuestro vehículo se vuelvan empañadas mientras llueve. Los sistemas de ventilación de la mayoría de los vehículos incluyen una función de ventilación para reducir esa humedad en el interior del habitáculo. En todo caso, ante la falta de visibilidad, es conveniente detenerse en un lugar seguro y ventilar el vehículo antes de continuar la marcha.

Finalmente, antes de emprender un viaje debemos estar informados sobre la frecuencia y precipitaciones de posibles lluvias por nuestra zona. En el caso de que todos los pronósticos apunten a la prolongación de lluvias intensas o torrenciales, la mejor opción sería disfrutar de la lluvia en casa. No obstante, si no nos queda más remedio que conducir con lluvia habrá que revisar rápidamente la banda de rodadura de los neumáticos, funcionamiento del lavaparabrisas y limpiaparabrisas así como el sistema de alumbrado.

Categoría Consejos útiles
Noticias sectoriales

Aquellos espantosos años: cuando los niños viajaban sin cinturón

31/08/2018

En ocasiones es beneficioso echar un vistazo al pasado para tratar de aprender de los errores, pero también de los aciertos. No hace tantos años (hace unas tres décadas), los sistemas de retención carecían de la obligatoriedad que poseen en la actualidad. Y lo que es peor, pocos conocían las consecuencias de no usar de los cinturones de seguridad.

Esto derivó incluso en bravuconerías populares en contra de su uso. Si a este mismo ejercicio de memoria añadimos los sistemas de retención infantil (SRI), ese pasado se torna doloroso. Existió una época no tan distante en la que los niños viajábamos sin ningún tipo de sistema de retención.

A fecha de hoy es complicado recrear situaciones tan cotidianas por entonces. Dicho esto, aún existe quien no usa los sistemas de retención infantil. Por fortuna, los resultados de las investigaciones terminaron por traer cordura e inversión para las tecnologías que facilitan el viajar seguros dentro de un vehículo. Tal y como ocurre en la actualidad cuando hablamos de la tan recomendada instalación a contramarcha de las sillitas infantiles, o defendemos sistemas como el ISOFIX.

Grandes cambios en muy poco tiempo



La movilidad y la seguridad vial han experimentado en la últimas décadas una evolución increíble. Los esfuerzos por parte de las autoridades para poner remedio a las grandes escaladas en la mortalidad en carretera, que se vivieron en las décadas de los años 80 y los años 90, tuvieron como respuesta una inversión en infraestructura. También en nuevas tecnologías por parte de los fabricantes para mejorar la seguridad pasiva. E incluso una necesaria revisión de las normas, que habían quedado obsoletas.

En ese sentido, destacan el I Plan de Carreteras que tuvo su génesis a principios de los años 80. Con este nacían miles de kilómetros de autovías, en un proyecto vial para el país comenzaba con la actualización de las seis radiales principales. Posteriormente, en 1992, se aprobaba el nuevo Reglamentos de Circulación. Y, a finales de la década, en 1998, el Reglamento de Vehículos.

Estos introducían artículos más exigentes para los conductores de la época, bajando la cantidad permitida para la tasa de alcoholemia, reduciendo los límites de velocidad e incidiendo en el uso de los sistemas de retención y el uso del casco. Son tres de los más graves factores de riesgo que todavía existen en la actualidad.

La masificación de la circulación, unida a la falta de concienciación provocó una cifras de fallecidos tan fatales como históricas. 1989 fue el peor año que han vivido las carreteras españolas en cuanto a número de fallecidos. El diario El País destacaba a finales de este mismo año que habían perdido la vida 6.004 personas.

Hizo falta casi un lustro para domar la estadística y ver el primer descenso significativo. Y es que, en 1991, el número de muertos en siniestros de tráfico no se reducía tanto como para ser optimistas. Ese año se superaban los 5.700 a razón de 16 fallecidos cada día al año. Hablamos además de una época en la que el número de vehículos en España no alcanzaba los 15 millones, que no llega a ser ni la mitad del actual parque español.

El trabajo sobre los tres factores de riesgo mencionados anteriormente, junto a otras mejoras en los vehículos y la llegada de más revisiones legislativas, consiguieron desestancar para bien el número de fallecidos a mediados de la década que abría el milenio. Eso sí, surgían nuevas amenazas, como las distracciones por los dispositivos móviles.

No podemos respetar la norma por ti… quizá sí



En cualquier caso, este breve vistazo al pasado resulta necesario para entender las causas y el sentido de la seguridad vial actual. Los esfuerzos nunca serán suficientes mientras exista un solo fallecido en carretera. Este es el lema bajo el que sigue trabajando la DGT.

En esta son los propios familiares de víctimas los que nos devuelven a ese pasado tan aciago y nos recuerdan ocho máximas fundamentales en carretera. Entre ellas, volvemos a encontrar los motivos que se cobraban las mismas vidas de antaño.

No hace falta investigar mucho o recurrir a ningún experto para comprobar que queda mucho por hacer ante las constantes infracciones que cualquier puede observar en las carreteras. A menudo vistas desde el escepticismo y o la desidia por cumplir unas normas que no tienen otro sentido que salvarnos la vida. Quizá “las máquinas” entiendan esto mucho mejor que nosotros.

Puede que en un par de décadas tengamos una sensación similar con respecto a la actualidad. En especial, viendo los avances revolucionarios que se estrenarán en los próximos años. De todos ellos, la conducción autónoma y los sistemas de asistencia y conectividad de los vehículos se encargarán de reducir el número de víctimas para convertir los accidentes y siniestros viales en historia, tal y como miramos a día de hoy las etapas más desafortunadas del pasado.

Categoría Noticias sectoriales
lo + leído